No hubo acuerdo y sigue el paro total en el transporte interurbano

Actualidad 06 de julio de 2019
Las empresas ofrecieron pagar los salarios adeudados con parte de la recaudación diaria en un plazo de 48 horas. El gremio puso la propuesta a consideración de las bases, que la rechazaron. Hoy, más reuniones.
paro_1562384805
No hubo acuerdo y sigue el paro total en el transporte interurbano

Sin solución. El conflicto en el sistema de transporte interurbano de pasajeros no logró encausarse anoche y el paro total del sistema se prolongará hasta hoy, al menos, hasta que las partes vuelvan a reunirse.

Anoche y cuando parecía encaminada una primera salida al conflicto, Aoita, el gremio de los choferes, decidió mantener la medida de fuerza. 

Miguel Herrera, el secretario general del sindicato, no logró convencer a las bases que, desde la Terminal de Ómnibus, rechazaron la propuesta que habían consensuado al filo de la medianoche las empresas y el gremio con la intermediación del Gobierno provincial. 

Esa propuesta constaba del compromiso de las de las empresas de saldar los salarios adeudados en las próximas 48 horas. ¿Cómo lo harían? Se había convenido destinar parte de la recaudación diaria para hacer frente a esos compromisos hasta completar el sueldo de julio, que había sido depositado de manera parcial, lo que generó la medida de fuerza de los trabajadores.

Anoche, mientras tanto, había usuarios que permanecían en la Terminal a la espera de una resolución que no llegó.

Hubo empresas del transporte que pagaron el 50 por ciento, otras el 15 por ciento y otras el 30 por ciento, comentó a este medio una fuente que estaba al tanto de la negociación. “La situación varía mucho de acuerdo con cada firma”, sintetizó la fuente.

En el segundo punto del compromiso que luego fracasó se intimaba a Aoita a “restablecer el servicio y a que se abstenga de cualquier otra medida en lo sucesivo”.

Por último, se citaba a una audiencia de conciliación a las partes para el próximo miércoles  a las 11 para que las empresas pudieran acreditar el pago de sus deudas en el plazo de 48 horas concedido.

Pero tras la caída del principio de acuerdo, desde la Provincia aseguraron anoche que una nueva reunión iba a realizarse en la mañana de este sábado. 

Por la Provincia, las negociaciones corrieron por parte de los ministros de Trabajo, Omar Sereno, y por el de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López.

Antes de que se cayera el principio de acuerdo, Herrera había dicho anoche que las negociaciones estaban “encaminadas”, aunque evitó confirmar el levantamiento de la huelga hasta no comunicarles lo negociado con las empresas a los trabajadores. 

Un grupo de choferes, en la Terminal de Ómnibus, aguardó escuchar de boca del gremialista la oferta. El resultado: el rechazo de la propuesta y la continuidad de la huelga. 

El ministro López se había sumado desde la tarde a una reunión de la que participaron empresarios, choferes y el Gobierno provincial, que desde una primera instancia estuvo representado por el ministro Sereno.

El origen del conflicto

La génesis del paro se debió a que los concesionarios agrupados en la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) y de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Córdoba (Asetac) depositaron ayer parcialmente los sueldos de los choferes.

Argumentaron que no pudieron hacer frente a sus compromisos luego de que el Gobierno provincial depositó sólo la mitad de los subsidios a las empresas del transporte, lo que provocó, en el sistema interurbano, que no se pudiera pagar la totalidad de los salarios para los choferes. 

Luego de ir verificando la situación en cada una de las empresas, la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (Aoita) decretó un paro total en el servicio que se generalizó pasadas las 15.

Los empresarios habían advertido que no solamente no iban a poder pagar la totalidad de los sueldos, sino que también aseguraron que no podrían hacer frente al último aumento logrado por los choferes de media y larga distancia.

La medida de fuerza no alcanzó al transporte urbano de la ciudad de Córdoba. No obstante, las concesionarias capitalinas también advirtieron que, si continuaba la situación con los subsidios, no podrían seguir funcionando. 

El Ministerio de Trabajo provincial fue el escenario en el que se desarrollaron dos reuniones durante la tarde de ayer.

Fuente: La Voz

 

Boletín de noticias