Va a juicio el sujeto que amenazó de muerte a su madre con un cuchillo

Judiciales 11 de junio de 2019
Tiene 37 años y es oriundo de Alta Gracia. Fue imputado de Amenazas, Amenazas Calificadas, Agresión con toda Arma, y Resistencia a la Autoridad. Ocurrió en dos oportunidades.
multimedia.normal.9668c6d96f592a11.444554454e49444f20554e4f5f6e6f726d616c2e706e67
Va a juicio el sujeto que amenazó de muerte a su madre con un cuchillo

La Fiscalía Nº 1 elevó a juicio la causa por la que se investiga el accionar de un hombre de 37 años que amenazó de muerte a su madre, al menos, dos veces con un cuchillo, en su casa y frente a sus sobrinos de 11 y 13 años de edad. Los hechos ocurrieron en marzo de este año en una vivienda de barrio General Bustos, en la que ambos viven. 

Además de la agresión manifiesta en el entorno familiar, también intentó lesionar a un uniformado de la Departamental Santa María cuando quiso detenerlo, porque éste, cuchilla en mano,  manifestó que iba a hacer "desaparecer a su madre".

Durante las dos oportunidades, quien está imputado como supuesto autor de los delitos de "Amenazas Calificadas (en el primer hecho) y Amenazas Calificadas, Agresión con toda arma y Resistencia a la Autoridad  (en el Segundo Hecho)", se encontraba en estado de ebriedad, y bajo los efectos de los estupefacientes. 

La justicia encuadró la calificación legal en la violencia doméstica y de género, y a la personalidad agresiva demostrada por el imputado. Además, hizo hincapié en una actitud obstinada y violenta, que "hace ostensible su personalidad descontrolada y transgresora, a la vez su falta de sujeción a las normas, agravado por el elemento misógino (que siente aversión hacia las mujeres o no confía en ellas) puesto en evidencia, al cosificar a su progenitora y menoscabarla en su figura femenina, tratando de dominarla y controlarla", aclara entre otras cosas. 

A pesar de que a la hora de prestar declaración, el imputado se abstuvo de responder preguntas y sólo se encargó de negar lo ocurrido, las pruebas y declaraciones de testigos y efectivos de la Fuerza, fueron contundentes a la hora de que la justicia determinara la prisión preventiva que lo mantiene detenido hasta el juicio: "Nunca amenace a mi madre de ninguna forma", habría dicho entre otras cosas. 

"Voy a terminar con todos"

Según se desprende de la investigación, uno de los hechos ocurrió alrededor de las 22:30 hs. aproximadamente, momento en que la mujer regresó a su casa junto a sus nietos  y su pareja (con la que mantiene una relación desde hace más de 5 años).  En el interior de la vivienda, ya estaba su hijo, quien "se encontraba muy borracho y drogado" (aseguran los testigos). La mujer comenzó a preparar la cena, y su hijo, sin discusión previa, la insultó reiteradas veces, luego le dio un golpe de puño a la mesa y rompió una parte de ella. 

La madre le pidió que se fuera a dormir y no asustara más a sus nietos que estaban llorando, pero lejos de tranquilizarse, el hombre se fue a su habitación, tomó un cuchillo casero que tiene una hoja de unos 20 cm de largo, se  lo puso en la cintura del pantalón de manera intimidatoria y aseguró: "voy a terminar con todos".

La víctima llamó inmediatamente a la Policía, y él se fue del lugar. Posteriormente realizó la denuncia y pidió la exclusión del hogar para su hijo, pero cuando regresó de la Unidad Judicial, el hombre estaba nuevamente en la vivienda. Había ingresado tras romper el seguro de la ventana de su habitación. Ese fue el momento en que uno de los policías quiso disuadirlo para que se vaya, y éste intentó herirlo con un arma blanca. 

Reincidente

Es importante recordar, que la Cámara 7º en lo Criminal, lo condenó en el año 2015  por Comercialización de Estupefacientes y Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, a la pena de tres años y dos meses de prisión y multa, y revocándosele, luego, la libertad condicional otorgada por el Tribunal Oral Federal N° 1 por lo que quedó una pena única de cuatro años y tres meses de prisión. De esta manera, ésta se convertiría en su tercera condena.

La decisión de la Fiscalía durante el mes de mayo de que permanezca detenido sin la oportunidad de esperar la condena en libertad, se amparó en una importante cantidad de motivos, que sin dudas, son contundentes a la hora de valorar la integridad emocional y física de su círculo íntimo y de terceros; entre ellos, el desarraigo, la relación con la familia, la ausencia de un trabajo fijo, su proceso adictivo que desestabiliza su equilibro emocional, los hechos de violencia, y también su constante reincidencia.       

De sostenerse esta imputación a la hora de ser juzgado, el detenido podría purgar una pena que va de un año a ocho años de prisión, sin posibilidad de que se le de lugar a la libertad condicional.                                                                                          

Boletín de noticias