La Justicia le dio la razón al jefe comunal de Dique Chico, y fue sobreseído

Judiciales 10 de abril de 2019
Había sido acusado por el ex jefe comunal Abel Cístaro de "Malversación de fondos públicos". La Fiscalía determinó que tanto Nilo Pérez como un empleado de la comuna al que también había denunciado Cístaro "no han vulnerado norma penal alguna".
Nilo Pérez
La Justicia le dio la razón al jefe comunal de Dique Chico, y fue sobreseído

La Justicia sobreseyó al jefe comunal de la localidad de Dique Chico, Nilo Pérez y Roque Bebelacua, un empelado de la comuna, a quien se los había acusado de "Peculado" (Malversación de fondos públicos) en el año 2017. La denuncia fue efectuada por Abel Cístaro, ex jefe comunal, quien condujo los destinos de la localidad durante 20 años hasta el 2015, momento en que Pérez ganó las elecciones, y Cístaro comenzó a trabajar como Coordinador de Seguridad de la municipalidad de Alta Gracia, además de ser parte de la minoría en la comuna. 

El "sobreseimiento total" estuvo a cargo del Fiscal Alejandro Peralta Otonello, quien consideró que tanto Pérez como Bebelacua "no han vulnerado norma penal alguna". De manera categórica, además, "aconsejó" al denunciante en el escrito que las diferencias se solucionen de ahora en más en el marco del diálogo, y no en la instancia penal.  

Cístaro había denunciado que los hechos ocurrieron entre marzo y junio de 2017. Afirmaba que Bebelacua utilizaba la Renault Kangoo de la comuna para llevar al hijo de Pérez al colegio en Alta Gracia, y a la esposa de éste a la parada de colectivos a la ruta 5. Sus dichos daban cuenta que esta rutina se llevaba adelante de lunes a viernes entre las 7 y las 8 de la mañana y ofreció testigos para ésto, sin saber que algunos de esos testigos fueron los que justamente marcaron detalles importantes que se oponían a sus tajantes declaraciones. 

Luego de haber realizado un pormenorizado análisis de las pruebas, el fiscal comprobó que los autos de la comuna son utilizados para funciones ligadas a la gestión, entre ellas, buscar medicamentos, implementos para el dispensario, alimentos para el PaiCOR, repuestos, trámites bancarios, y también para proveerse de los insumos necesarios para proporcionar el desayuno a los empleados antes que comiencen con sus tareas diarias.

Más allá de que efectivamente se constató que el trabajador comunal llevaba al hijo o a la esposa del jefe comunal, también se pudo comprobar que trasladaba a otras personas, ya que el pueblo se ubica a 6 Km de la ruta 5, por camino de tierra, y mucha gente hace ese trayecto de a pie, tanto para ir a estudiar como para trabajar, por lo que muchas veces, y mientras salía o entraba a la localidad tras haber hecho trámites inherentes a la comuna, se ofrecía a llevarlos. De todas maneras, quedó claro a través de testigos, que la mayor parte de los días Bebelacua, utilizaba su propio vehículo (y no el comunal) para estas tareas.

Los testimonios de los testigos y la investigación que se realizó en el lugar dio señales claras y objetivas a la Justicia de la veracidad de los acontecimientos, y provocó que ambos imputados fueran sobreseídos el 1° de abril de este año. 

"Los hechos exceden el marco del reproche del derecho penal al menos que las acciones tipifiquen una figura delictiva, lo cual, no acontece", aclara el escrito entre otras cosas. 

Boletín de noticias