Elvio Rodríguez: "Ferroviario se nace, se vive y se muere"

Sociedad 12 de enero de 2019 Por
Es el propietario de "LP Descartables", comercio que soportó los vaivenes de la economía y sigue más vigente que nunca en barrio Norte. Sin embargo, antes de dedicarse a este rubro trabajó en el ferrocarril, un recuerdo que le hace "piantar un lagrimón" cada vez que lo menciona.

A Elvio Rodríguez se lo puede ver diariamente rodeado de su familia en el comercio que se erige en Prudencio Bustos y Dalinger, en la ciudad de Alta Gracia. "LP descartables", surgió ya hace varios años y se mantiene "gracias a saber comprar, a nuestro esfuerzo y a la fidelidad de los clientes", cuenta su propietario quien hace un extenso detalle sobre cómo lograron sostenerlo a través de los vaivenes económicos nacionales; y que tampoco puede dejar de mencionar (con lágrimas en los ojos) su raíz: la de ferroviario

¿Cuando nace el comercio?

Esto nosotros lo iniciamos más o menos en el año 90, pero iniciamos con una despensa en este mismo lugar hasta casi el 97 o 98, después vino Disco en el 2000, teníamos un supermercado a media cuadra y primero no nos afectó porque nosotros teníamos muy buenos precios y sabíamos comprar, pero luego se notaron algunas diferencias así que un día dije " voy a cerrar y voy a poner descartables"; entonces vendimos las heladeras, vendimos todo y arrancamos. Fue creciendo, tengo mis tres hijos que están conmigo, mi señora así que trabajamos todos en familia, no es que lo haya hecho yo solo, se hizo entre todos y gracias a Dios trabajamos muy bien. 

¿Venden solo en Alta Gracia o salen hacia otras localidades también?

El ámbito de cobertura es todo Alta Gracia; no queremos salir afuera, es un engorro por que vos cargas toda la camioneta, ese día no se vende acá y si afuera no vendes perdiste el día y tiempo, tuviste gastos... entonces no nos reditúa salir afuera. Solo tenemos algunos clientes fijos en villa General Belgrano, San Clemente, Potrero de Garay, La Bolsa, Villa Ciudad de América, pero se trata de gente que hace el pedido por teléfono.

WhatsApp Image 2019-01-12 at 3.42.05 PM
Arrancó justo en 2001, en una de las peores crisis de la Argentina...

Si, yo estaba fundido monetariamente, pero no económicamente; ósea lo que yo debía lo tenía. Dos  gerentes de bancos de Alta Gracia me aconsejaron: "No cometas la burrada de vender para pagar por qué vas a quedar en la vía, mucha gente vendió para pagar y no tiene con que comprar", me dijeron en aquel momento.  Tengo proveedores que gracias a Dios actualmente le sigo comprando y que se portaron muy bien, nunca me dijeron me debes ésto, o me debes lo otro. Tengo uno en particular que le debía pero igual en cada colectividad, me brindaba los elementos necesarios para vender con el el camión lleno en la puerta del negocio, así pude cumplir. Nunca me dijo no. De esa manera comenzamos a reflotar, y gracias a Dios todo lo que tenemos, el 95%, es nuestro. No tenemos deuda, manejamos minuciosamente todo eso.

¿Cual es el secreto para sobrevivir en ese tipo de crisis, además de la fidelidad de proveedores y clientes?

El secreto está en cómo se compre.  Gracias a Dios tengo mis hijos y mi señora trabajando a la par mía, es todo familiar, pero hay que ponerle mucho empeño y mucho tiempo también. Hay que saber comprar y saber vender.

¿Qué hacía antes de ser comerciante?

Yo fui 30 años empleado ferroviario, el 31 de junio del 1992 me retiré, estaba cansado de ver las injusticias. Pedí el retiro y me dijo que si. Eso fue en julio, en noviembre el ferrocarril  cerró definitivamente. 

Cuando habla del ferrocarril, se emociona...

Él dicho mío es “ferroviario se nace, se vive y se muere”, todos mis familiares fueron ferroviarios. Hace 5 años falleció una tía que tenía 94 años y había trabajado toda su vida manejando la barrera del ferrocarril.  

¿Por qué cree Ud (en base a una amplia experiencia en el rubro) que ningún gobierno ha podido sostener los ferrocarriles en la Argentina?

De a poco el camión fue suplantando al ferrocarril, pero no nos olvidemos que un vagón carga lo que carga cinco camiones. En Europa siguen existiendo los trenes. Aunque de pérdida, siempre es el progreso el ferrocarril, de esa manera fueron creciendo los pueblos.

¿Recuerda qué trabajo específico hacía cuando ingresó al ferrocarril? 

Claro, como si fuera ahora. Entré como peón cortando yuyos un 25 de marzo del 1963. Después estuve trabajando en Buenos Aires en la división “Compras”, luego vine a Córdoba un 13 de julio en 70, después tuve la suerte de casarme, tengo tres hijos, y nietos ¿qué más puedo pedir a la vida? Gracias a Dios somos una familia muy bien compuesta, no tenemos ningún problema, tengo tres nueras, una mejor que otra. Mas felicidad no puedo tener. 

Boletín de noticias