"No vamos a parar hasta que se haga justicia por Teo, por nosotros y por todos los niños"

Judiciales 11 de enero de 2019 Por
Conmovidos y siempre al borde de las lágrimas, Imanol y Mayra, papás de Teo, el bebé que perdió al vida trágicamente en la guardería Recrearte hace un año, contaron cómo vivieron estos meses tras la ausencia de su hijo y dieron a conocer cuales son las expectativas que tienen en relación al proceso judicial.
WhatsApp Image 2019-01-11 at 11.20.17 AM
"No vamos a parar hasta que se haga justicia por Teo, por nosotros y por todos los niños"

Minutos antes de que  se llevará adelante la vigilia en la plaza Los Morteritos por la muerte de Teo, Imanol y Mayra, papás del bebé que perdió al vida trágicamente en la guardería Recrearte hace un año, dialogaron con Mi Valle y contaron cómo vivieron estos meses tras la ausencia de su hijo de sólo un año y medio de edad. Además, dieron a conocer cuales son las expectativas que tienen en relación al proceso judicial. Conmovidos, y siempre al borde de las lágrimas, prepararon los carteles, los globos y las velas que luego se exhibieron en la plaza frente a gran cantidad de vecinos que siguen acompañándolos como el primer día.

¿Qué sintieron al enterarse de la elevación a juicio?

I: Fue como un alivio saber que el primer paso de muchos se dio. Luego de la elevación a juicio quedan un montón de pasos más por adelante, pero fue muy importante para nosotros que se diera. Sabemos que queda mucho, ésto recién empieza, lamentablemente es lento.

¿La gente sigue acompañándolos?

M: Si, además, creo que también eso ha influido un poco, el constante apoyo y el que la gente todo el tiempo reclamaba que se haga justicia. La verdad es que eso ha sido muy movilizador para todos. Ya terminaba el año y veía súper lejano que se pudiera dar la elevación a juicio; pensé que íbamos a pasar hasta el próximo año. Fue una sorpresa cuando recibimos el llamado del abogado que decía que se había dado, la verdad es una mezcla de sensaciones entre la tristeza que significa todo ésto y la alegría de saber que el juicio sigue su curso. Como dice Ima, es el primer paso de muchos que faltan, pero es un gran avance. De no tener nada a tener esto, es muy importante.

¿Qué debería pasar para que digan “se hizo justicia”?

I: Que estas dos personas Sabich y Conde vayan presas. Prisión efectiva deben tener,  es una manera de que se haga justicia. Alivio no vamos a tener nunca, a nuestro hijo nadie lo devuelve, pero Teo es un precedente para que no haya más Teos, para que no pasen estas cosas, para que en las guarderías los chicos no sean un número. Si tenés una guardería o estudiás para maestra jardinera es porque vos lo sentís no para que los chicos sean un número, que es justamente lo que hacían ellas. Ellas recibían a los niños y los metían a la pileta y listo; se ponían con el teléfono, a tomar mates, a llamar al noviecito y lo menos que hacían era prestar atención a los chicos. Estas dos personas tienen que ir presas, deben cumplir prisión y después que los culpables indirectos, que también tienen responsabilidad, se hagan  cargo de lo que hicieron.

 ¿Alguna de ellas se comunicó con ustedes luego de lo ocurrido?

M: No, ni el primer momento, ni después. Yo fui la primera que tuvo comunicación con Sabich pero porque yo la llamé. En el trayecto que iba desde mi trabajo al hospital para saber qué es lo que le había pasado a Teo. Necesitaba llegar al hospital y saber con qué me iba a encontrar porque desconocía todo.  Cuando ella me atiende el teléfono lo único que me dijo fue que no sabe, y le dije “¿cómo no sabes?” y me dijo “no, a mí me avisaron los chicos”.  Luego me dijo: “encomendate a Dios” y ahí fue cuando me di cuenta que iba a llegar al hospital y me iba a encontrar con algo que no me iba a gustar, que la situación era realmente grave. 

 I: Llamaron a mi hermana, le dijeron que habían tenido un problema con Teo en la pileta nada más.

¿Creen que fue porque no lo querían decir o porque no sabían realmente lo que había ocurrido ? 

I: Porque realmente no lo querían decir, porque ellas a Teo lo llevaron al dispensario sin signos vitales, osea  sabían bien lo que había pasado. 

M: Teo estuvo debajo del agua y las maestras se dieron cuenta cuando los chicos le avisaron, una de ellas lo sacó a Teo de la pileta y obviamente se dio cuenta de la gravedad, la criatura no reaccionaba.

¿No tenía servicios de emergencia el lugar? 

M: Según dicen sí, pero nunca los llamaron. A la única persona que llamó la directora fue a su pareja, y a Elisa mi cuñada, nada más. Cuando nosotros estábamos en hospital de Alta Gracia se presentó la pareja de García Conde pero no se presentó como  representante de la guardería,  se presentó como municipio, porque en ese momento era funcionario.

I: Cuando fui al dispensario, llegué y García Conde estaba afuera. Le pregunté “¿qué le pasó a Teo? ¿Qué le paso a mi hijo? Y me dijo “Teo, agua, pileta”, solo palabras sueltas.  En ese momento salió la médica y me hizo pasar. Cuando entré lo vi a Teito en la camilla, lo vi ahí tirado, le estaban haciendo reanimación. Ahí realmente me cayó la ficha que era grave. Cuando me llamaron salí volando, pero pensé que se había golpeado, que se había cortado, algo de eso, nunca esperé encontrarme con la situación que me encontré. Después salí y la directora no estaba más. Cuando la ví estaba siempre con el teléfono en la mano, pero no tuvo tiempo de llamarnos ni a mí, ni a Mayra, pero si tuvo tiempo de hacer veinte y pico de llamadas a su pareja, ¿por qué no nos llamó a nosotros? ¿Por qué no nos explicó a nosotros?. Desde el primer momento se comportaron cobardemente tanto ella como su pareja en muchos aspectos.

M: Hemos llegado a tener que soportar provocaciones de estas personas. En ningún momento dieron la cara, siempre tienen a alguien que pone la cara por ellas. Ellas se van mudando de un sitio a otro desde que pasó esto. Son tan cobardes que se cambian de casa.

¿Ustedes nunca se las cruzaron en la calle? 

A María (Sabich)si, la cruzamos nosotros dos, pero tampoco explicó nada. Todo lo que ha pasado ha sido muy grave. Cualquier persona con dos dedos de frente no deja a una criatura de un año y medio sola en una pileta y se va. Ellas han seguido su vida como si nada fuera. García Conde, a los días estaba cenando en una pizzería en Alta Gracia, en el alto, en un lugar muy concurrido como si nada hubiera pasado. Mariel Sabich estaba caminando por la ruta de acá sabiendo que toda la familia vive en la zona. Todo el tiempo hubo este tipo de provocaciones. No hablaron, no declararon, ni siquiera dijeron qué pasó. Por lo menos, nos lo hubieran dicho a nosotros, los papás. Que ellas no hayan hablado derivó a que tuviéramos que exponer a los chicos a declaraciones, a la Cámara Gesell. Yo creo que eso fue lo más cobarde que pudieran hacer. Tuvieron el tiempo necesario de procesar esto, y aún así no se han solidarizado con los chicos, ni con nosotros.

¿Qué reacción tuvieron los papás de los otros nenes que iban a la guardería?

I: Algunos se nos acercaron y nos contaron que jamás se les avisó a ellos lo que había pasado. Ese día fueron a retirar a sus hijos y les dijeron “chau hasta mañana” como si no hubiera pasado nada. Algunos se han comportado bien y otros no. Más allá de que ésto le pasó a Teo,  podría haberle pasado a cualquier hijo de ellos, incluso una de las maestras que no estaba en ese momento tiene su sobrina ahí y también se borró, como si nada .

¿Cómo hicieron para rearmarse luego de ésto?

M: Yo creo que lo que pasó tiene que dejar una enseñanza y sería muy negativo si como padres no la aprendemos, porque la vida, lo que te quiere enseñar te lo vuelve a repetir una y otra vez. Teo amaba su vida, él era dulce, se despertaba de buen humor, era muy compañero siempre tenía una sonrisa, era muy raro verlo de mal humor o que no le gustara algo, él se adaptaba a todo, absolutamente a todo, a cualquier lugar, personas desconocidas, por eso trato de valorar la vida, porque a mi hijo le encantaba vivir, él disfrutaba todo. Eso es lo que esta situación me ha dejado. Luchar para querer la vida y valorarla y sobre todo valorar a las personas que me rodean porque esto también me enseña que nunca se sabe, que ninguno somos eternos y que de un segundo para el otro la vida te puede cambiar y podes perder las personas que vos querés. Destacó eso y le agradezco a mi hijo esa enseñanza. Además, me imagino que con esto hay mucha gente que abrió los ojos en relación a que podría pasarle algo similar.

I: Ayuda también el tema de luchar, de seguir para que se haga Justicia por él y por todos los otros niños. Luego de que se descubriera acá que había pasado algo trágico en una pileta que no estaba autorizada, en otras localidades, como en Alta Gracia por ejemplo, comenzaron a controlar. No vamos a parar hasta que se haga justicia por Teo, por nosotros y por todos los niños. Lo que le pasó a él pudo haberle pasado a cualquiera, ese es un motor fundamental que te ayuda a seguir día a día. Queremos que se haga Justicia.