Las máquinas de coser Singer dejan de fabricarse en el país

Negocios 04 de enero de 2019
Era la última empresa nacional dedicada al rubro.
maquina-de-coser-singer-one_1180_l_1.jpg_541755376
Las máquinas de coser Singer dejan de fabricarse en el país

 
 

La firma Macoser dejó de fabricar las conocidas máquinas de coser Singer en su planta de San Francisco, Córdoba.

Se trataba de la última empresa nacional dedicada a ese rubro y con una trayectoria de 64 años. Ahora, afirma que no puede competir con productos importados por ese motivo la fabrica decidió "reconvertirse" y concentrarse en el mercado de cocinas. .

La paralización total de la producción se concretó el pasado 3 de diciembre, aunque la empresa seguirá siendo licenciataria en Argentina de la clásica marca Singer, señala Infogremiales.

El director ejecutivo de Macoser -fabricante de las Singer-Roberto Macchieraldo, explicó este viernes que "somos la única de de las catorce empresas que había en el país de máquinas de coser, pero decidimos dejar de hacerla por una cuestión estratégica, pero no por habernos fundido. Nos reconvertimos y no esperamos que el agua nos llegue al cuello".

El directivo reconoció que en 2018 "vendimos la misma cantidad de unidades (de maquinas Singer) que en 2014", y eso aceleró la decisión de dejar de fabricarlas.

En declaraciones a radio Dos de Rosario, Macchieraldo comentó que "durante 34 años fuimos licenciatarios de Singer en la Argentina. Compartíamos el mercado con máquinas nacionales e importadas. Y hace 20 años empezamos a buscar otro producto, porque la máquina de coser tiene un techo. Comenzamos entonces a fabricar cocinas, que tiene un mercado mucho mayor". 

Y aseguró que "todo el personal que teníamos en Singer, lo volcamos todo a la fabricación de cocinas".

El directivo comentó además que "en el mundo, la marca Singer tiene más de cien años y creció gracias a una particularidad en su forma de vender: se podía abonar en cuotas semanales".

En ese sentido, resaltó que "la máquina de coser sigue teniendo mercado en la Argentina, porque genera una fuente de ingresos en las familias, por los trabajos de costuras. Pero es un mercado que no crece, porque una máquina de coser no se cambia nunca, como sucede con heladeras, lavarropas, cocinas".

Fuente: BAE Negocios