Caso Teo: docente y directora de la guardería van a juicio como autoras de "Homicidio culposo"

Judiciales 20 de diciembre de 2018 Por
El fiscal Diego Fernández elevó la causa a juicio a menos de un año del hecho. Ocurrió el 9 de enero de 2018 en el Jardín Recrearte en Anisacate. Teo Rodríguez, de sólo 1 año y 6 meses de edad, se ahogó en una pileta de lona.
TEO
Caso Teo: docente y directora de la guardería van a juicio como autoras de "Homicidio culposo"

Este miércoles el fiscal Diego Fernández elevó a juicio la causa por la muerte del pequeño Teo Rodríguez; causa en la que tanto María Inés García Conde (directora) como Mariel Sabich (maestra) deberán responder ante el jurado como autoras del delito de "Homicidio culposo", en el hecho ocurrido el 9 de enero de este año en el Jardín Recrearte, ubicado en Anisacate. 

La Fiscalía determinó la responsabilidad de ambas en base a numerosos testimonios y pericias que las coloca como únicas responsables de un buen número de niños de escasa edad, a quienes "cuidaban" en lo que funcionaba en temporada estival como "Escuela de verano", sin autorización municipal.

El jardín si estaba autorizado para funcionar desde el 15 de marzo de 2014, pero no así esta improvisada escuela en la que, encima, se había colocado una pileta de 2,60 x 1,56 (que tampoco estaba autorizada) y que se convirtió en el fatídico escenario donde se ahogó el niño frente a sus compañeritos. 

Ese día, según se desprende de la minuciosa investigación que consta de varios cuerpos, Teo llegó al jardín junto a su hermano de 4 años , de la mano de su padre cuando apenas pasaban las 9 de la mañana. En las mochilas había toallones, una bolsa para la ropa mojada y algunos artículos más, que habían sido solicitados por la directora mediante nota en el cuaderno de comunicaciones.

En un horario que no se pudo precisar con exactitud, pero que se estima fue antes de las 11, alguna de las dos personas a cargo de los niños ese día (María Inés García y Mariel Sabich) le sacó las sandalias que llevaba puestas Teo, y lo introdujo dentro de la pileta. 

Al cabo de unos minutos, su hermano, que estaba fuera (porque tenía frío, según dijo) notó que Teo se ahogaba por lo que junto a los demás niños llamó a las maestras varias veces.  En este punto hay un detalle fundamental, y tiene que ver con los datos obtenidos del niño mediante Cámara Gessell, quien advierte: "Corrí, me lavé los pies porque no se puede entrar con los pies sucios y lo agarré de la cabeza". Los pequeños no lograron inmediatamente la atención de las docentes porque una de ellas, según expresaron, estaba retirada del lugar, distraída "mirando algo" y la otra (la directora) cerca del portón "más lejos".

Luego de un tiempo que no se pudo precisar tampoco, García advierte que el pequeño se ahogaba por lo que lo saca de la pileta y lo lleva en su auto hasta el dispensario. Al centro de salud llegó sin pulsaciones y morado. Los médicos intentaron reanimarlo y luego lo trasladaron en ambulancia al Hospital Illia donde el pequeño sufrió un ataque cardíaco. Más de 50 minutos duraron las maniobras que lograron volverlo en si, para posteriormente trasladarlo hasta el Hospital de Niños donde sufrió la segunda crisis cardíaca e ingresó inconsciente a terapia con el diagnóstico de "Asfixia por inmersión, en estado grave".

El pequeño Teo luchó por su vida hasta las pasadas las 3 de la mañana donde dejó de existir en el nosocomio de la capital cordobesa por un shock cardio génico secundario por ahogamiento. 

Responsabilidades

Ambas imputadas, quienes permanecen en libertad, se abstuvieron de declarar ante la Justicia y el jardín fue clausurado inmediatamente después del hecho. 

En base a la investigación, el Fiscal pudo determinar que ese día las docentes se encontraban cumpliendo funciones en la “Escuela de Verano” a quienes se le había delegado el cuidado y guarda de varios niños de escasa edad, quienes por su escaso desarrollo físico y madurativo no disponían de la capacidad de valerse por ellos mismos. 

Lo que en un primer momento intentó plantearse como un accidente se desmoronó ante la cantidad de testimonios y pruebas que advierten que Teo fue introducido en la pileta por una de las maestras, y que ninguna de ellas se quedó cerca para su cuidado, o el de los demás niños. 

El 9 de enero se cumple un año del terrible hecho que puso de luto a toda la comunidad de Aniacate. La familia pide que se haga justicia desde el mismo momento de lo ocurrido "no solo para que nuestro hijo descanse en paz, sino también para evitar que a algún otro niño más le pase lo mismo", manifestaron a pocos meses de lo sucedido. 

Boletín de noticias