Prisión preventiva para el padrastro que abusó durante un año de una adolescente

Actualidad 05 de diciembre de 2018
Podría recibir una pena que va de los 8 a los 20 años de prisión. A raíz de estos abusos, la joven quedó embarazada.
Abusomenor

La Fiscalía dictó la prisión preventiva a un hombre de 29 años, quien abusó de la hija de su pareja desde que tenía 15 años.   

Los detalles de la causa generan estremecimiento. "Si hablás, voy a llevar a tu mamá al cementerio, los voy a matar a todos", le decía una y otra vez, aclarándole además: "te amo, yo te quiero a vos". 

De esta manera la manipuló diariamente para lograr su sometimiento y efectivizar el abuso. 

Vivían en una humilde casa de la zona sur de la ciudad de Alta Gracia. Allí, en una sola habitación dormían todos los integrantes de la familia. Cada vez que la madre de la joven se iba a trabajar, su padrastro abusaba de ella. La adolescente mantuvo silencio por miedo, y debido a las constantes amenazas. 

Meses después, quedó embarazada. Cuando él lo supo la sentenció: "No lo vas a tener". Así que en varias oportunidades, mientras su madre no estaba, le golpeaba la panza o se paraba sobre su vientre para forzar el aborto. 

La joven no dio más, y se lo confesó a su madre, quien hizo la denuncia inmediatamente. 

El hombre fue detenido e imputado de "Abuso Sexual con acceso carnal doblemente calificado, por la condición de guardador y convivencia preexistente", y cuando fue llamado a declarar negó el hecho y se abstuvo de prestar declaración, a pesar de que todos los testimonios y pruebas científicas lo responsabilizaban.   

Cabe desatacar que esta imputación puede tener una pena que va de los 8 a los 20 años de prisión, "conforme la naturaleza de las acciones ejecutadas, el daño y peligro causado, el obrar en clandestinidad, situación de preeminencia y desprecio hacia la víctima que efectivamente debía resguardar; y la exacerbada y continuada violencia moral", señalaron fuentes judiciales en relación al caso. 

Entre los argumentos, señalan además, que se trata de una "víctima menor de edad vulnerable, a la que lesiona y trata con violencia, cuando, debería ser la persona protectora del niño débil y promover el mayor disfrute posible de sus derechos". 

NOTA: Se preservan detalles de tiempo y lugar, como así también los nombres, a fin de proteger la identidad de la víctima