Una historia que se repite en las plazas de la ciudad, esta vez, en San Martín

El ojo crítico 28 de noviembre de 2018
Los cables sueltos están a un metro y medio de las hamacas. El espacio público es visitado por decenas de niños todos los días.

La responsabilidad es compartida por aquellos que dejan en estas condiciones el alumbrado público sin importar que puede pasar, y también por los que deben controlar, y al parecer, no lo hacen. 

La plaza San Martín, ubicada en calle Ituzaingó al 600, es un ejemplo de ello. 

Los cables sueltos a un metro y medio de las hamacas, fueron vistos por decenas de niños que frecuentan el espacio público todos los días, y por los papás, que preocupados observaban la situación. 

¿Si ésto no pasa en casa, no importa?