Mi Valle Mi Valle

El nuevo rebusque de la pandemia: en el GBA ya venden llaveros con pase sanitario

Los empezaron a hacer en la Zona Oeste y la oferta se multiplica en las redes. Ya hay modelos “personalizados”. Los precios.

Nacionales
la-nueva-tendencia-del-llavero___93M8zGxuF_1256x620__2

La tercera ola del coronavirus se expande en todo el país y entre los contagios, los centros de testeo desbordados, y la obligatoriedad de tener la vacuna para poder hacer determinadas actividades y trámites, en el Gran Buenos Aires surge un nuevo rebusque: el llavero del pase sanitario.

Si en marzo de 2020 empezaron a surgir emprendimientos vinculados al barbijo y el alcohol en gel, ahora llegó el momento del comprobante que, más allá de cuanto se lo exija o no, en lo formal es requisito ineludible para, por ejemplo, participar de un evento con público.

Un llavero con el código QR que devela que su poseedor tiene las dos dosis de la vacuna contra el Covid se transforma entonces en una herramienta práctica y fácil de llevar encima todo el tiempo.

En eso pensaron dos emprendedoras de la zona Oeste del Gran Buenos Aires cuando se les ocurrió adaptar un sistema ya muy conocido a esta nueva situación sanitaria, que además es a prueba de problemas de conexión con el celular, algo que puede suceder en el interior de un boliche o el cine de un shopping. 

el-sistema-es-simple-el___UmTrzFpc6_720x0__1

"La idea surgió de la nada, porque sabemos lo necesario que es para la gente tener a mano el pase al momento que te lo piden", cuenta Natalia Gadea, vecina de Hurlingham y una de las precursoras de un nuevo rebusque que no para de crecer.

Entusiasta del diseño gráfico, la joven cuenta que cuando se quedó sin trabajo se juntó con su prima, Sabrina Molinaro, a pensar cómo generar una nueva fuente de ingresos.

Su idea fue, como muchas de las más exitosas, muy sencilla: ¿qué tal si a los típicos llaveros de acrílico al que se le inserta una foto le ponemos el código QR del pase sanitario?, fue la propuesta.

"Una montaña de pedidos"

Así empezaron a ofrecer los primeros llaveros en las redes y enseguida las sorprendió "una montaña de pedidos", y al mismo timepo vieron que muchos otros empezaron a reproducir la idea y ofrecer lo mismo.

ensegjuida-aparedcieron-las-versiones-personalizadas___T1xibtEb4_720x0__1

De esa manera, empezaron a multiplicarse las opciones para los que prefieran desestimar el uso del celular con las aplicaciones Vacunate o Mi Argentina cada vez que deben ingresar a algún lugar que exige este requisito.

Hay un factor común en todos los casos: el primer paso para conseguir el llavero es enviar una captura de pantalla de alguna de esas aplicaciones con el Pase Sanitario y con toda la información, para que la puedan imprimir e incorporar al llavero. 

A partir de eso, el trámite es relativamente rápido. La demora para tener el llavero terminado es de un máximo de 24 horas, y por lo general va ligada con la cantidad de unidades que se pidan.

el-futbol-es-otro-de___elmh95Mmx_720x0__1

Aunque es un "negocio" reciente, ya hay varios modelos disponibles. Y en medio de la competencia entre varios proveedores, los precios comienzan a variar. 

Hay vendedores que ofrecen el clásico llavero de acrílico de una medida estandard de 6x4 centímetros por entre 75 y 200 pesos. El tamaño es algo más pequeño que una tarjeta SUBE.

Otros usuarios prefieren un llavero muy similar, del mismo material, pero algo más personalizado. Básicamente, de un lado el llavero exhibe el Pase y del otro, una imagen personal o familiar, la de alguna serie o personaje favorito, los colores de un club de fútbol, entre otras posibilidades.

Por lo general, los usuarios los solicitan en cantidad y para toda la familia. Algunos emprendedores aseguran que les piden entre 10 a 20 llaveros por persona, tal vez incluso para revenderlos.

muchos-empezaron-a-optar-por___-12qivATb_720x0__1

En el caso de las emprendedoras de Hurlingham, hacen la entrega en distintos puntos de la zona Oeste, por lo general supermercados, shoppings, colegios, centros culturales y otros lugares fáciles de referenciar, tanto en esa localidad como en Villa Tesei, Morón, Haedo, Ramos Mejía y El Palomar.

Mariela Rodríguez Pecoraro, que en Moreno se dedica hace años a vender chapitas de identificación para las mascotas por si se pierden, es otra emprendedora que se sumó a la idea de los llaveros del pase sanitario.

En su caso, se lanzó luego de una situación personal. Según cuenta, su marido fue al banco sin saber que le iban pedir el pase. Como no lo dejaban entrar, le pidió a ella que "le mandara una captura de pantalla de su certificado" desde su celular, el único de la familia en el que habían podido bajarlo.

"Me quedó en el teléfono y días después, cuando vi las ofertas en las redes sociales, me di cuenta de que yo podía ofrecerlos muy fácilmente, y arranqué", relata.

En Hurlingham, Natalia y su prima se ilusionan con los buenos resultados conseguidos en poco tiempo. "Ojalá podamos sostenerlo y crecer para hacer muchas más cosas", dice una de las pioneras del nuevo rebusque que surge en estos tiempos de pandemia, en los que reinventarse se convirtió para muchos en una constante.

Fuente: Clarín

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias