Mi Valle Mi Valle

Es la riqueza, estúpido

Nueve de las diez familias más ricas de nuestro país aparecen con cuentas off shore radicadas principalmente en las Islas Vírgenes Británicas, que quedan lejos de los entes recaudadores locales y sus obligaciones ante el estado nacional. Es evidente que en Argentina nadie se atrevió nunca a discutir la riqueza y su puñado de beneficiarios, como punto de partida para varias acciones de gobierno.

Editorial

En el momento que el Presidente Alberto Fernandez se encuentra negociando el pago de la deuda más grande contraída por un país en toda la historia del Fondo Monetario Internacional, 45 mil millones de dólares, una pobreza que superó el 40% de la población, la inflación rozando los 50 puntos y un dólar Blue que presiona para llegar a los $200 pesos, Argentina se encuentra en el tercer lugar dentro del informe de los Pandora Papers.

Nuestro país solo es superado por Rusia e Inglaterra, según la investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, 9 de las 10 familias más ricas de nuestro país aparecen con cuentas off shore radicadas principalmente en las Islas Vírgenes Británicas, que quedan lejos de los entes recaudadores locales y sus obligaciones ante el estado nacional.

Dentro de este momento se fundamenta en paralelo, la necesidad de generar trabajo y una barrera para poder hacerlo es la carga de obligaciones impositivas de los empleadores. Un discurso que es retomado en épocas de crisis, fomentado por sus principales contratantes, “las familias más ricas de Argentina” ¿te suena?.  

Ahora bien, estas flexibilizaciones se llevaron adelante en varias oportunidades de la historia nacional, la mas reciente y recordada fue la Ley de Flexibilización Laboral, o su nombre mas real la Ley Banelco aprobada el 26 de abril del 2000.

La norma poseía tres objetivos principales: debilitar el poder de las organizaciones sindicales, extender el período de prueba de los trabajadores a tres meses y finalizar gradualmente con la renovación indefinida de los convenios. Como sabemos, ninguna de estas medidas generó una reactivación laboral, por el contrario, permitió concentrar más la riqueza y generar condiciones necesarias para la estafa de bancos en diciembre del 2001, sumiendo a nuestro país en una crisis social profunda.

Claro está, que esta situación tenia un padrino que hoy volvemos a visitar el FMI, ¿te suena II? obligando al cambio de las condiciones de trabajo para los empleados, reducción de las jubilaciones y resguardo de la banca financiera.

Es una formula ya probada pero falta una parte de la explicación, la Organización Internacional del Trabajo en su análisis dice que la Informalidad Laboral en América Latina 2019-2020 muestra que, por ejemplo, Perú, unos de los países mas flexibilizados de la región y tomado como modelo por su economía estable, tiene 20% mas de informalidad que Argentina.

La misma OIT realiza un trabajo publicado bajo el titulo "La formalización laboral en Argentina: avances recientes y el camino por recorrer", tomando como los periodos de mayor crecimiento en puestos de trabajo entre el 2003 al 2012.

Sin ánimo de caer en la simplicidad de que esto obedece a un periodo particular de gobierno y quedar atrapado en la grieta que desdibuja cualquier análisis, lo que muestran los números inobjetables es que la riqueza y su distribución sigue siendo el talón de Aquiles de un país inmensamente desigual. La oferta laboral crece en una economía que se expande, esto da dinamismo al circuito interno, se acelera la demanda de productos, hace crecer la producción y a mayor producción surge la necesidad de aumentar la mano de obra. Este aumento de demanda debe equilibrar la balanza de pagos, cuando nuestras industrias salgan a buscar al mercado internacional insumos que no se encuentran en nuestro territorio, pero nada de esto sirve en un país que produce para una población que trabajando más de 8 horas por día sigue estando por debajo de la línea de la pobreza. En un país que cerrará el 2021 con una economía creciendo a una tasa del 7.5%.

Seguimos pensando que le sacamos a los que no tienen nada, mientras cuidamos el bienestar de empresarios que convencen a una mayoría en repetir un discurso, que la pobreza se combate con mas pobreza y no animarse a discutir jamás la riqueza y su puñado de beneficiarios.

* ”La economía, estúpido”, fue una frase muy utilizada en la política estadounidense durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 contra George H. W. Bush (padre), que lo llevó a convertirse en presidente de los Estados Unidos.

Te puede interesar

61a5465fededd_900

Las siete maravillas de Messi

Internacionales

El crack rosarino se quedó con una nueva estatuilla al mejor jugador del mundo, que anualmente entrega la revista France Football. Ya había conseguido dicho laurel en 2009, 2010, 2011, 2012, 2015 y 2019. "Este es diferente por lo que conseguí con la selección, en los anteriores me quedaba la espinita", expresó Messi tras el galardón.

Lo más visto

Boletín de noticias