Mi Valle Mi Valle

Últimas noticias

Alta Gracia: la odisea de dos hermanos que van a una plaza para poder tener clases

Martina y Francisco no tienen internet en su casa. Concurren a diario a una plaza de Alta Gracia que está sobre la ruta 5 para participar de las clases y entregar sus tareas.

Sociedad
WhatsApp Image 2021-06-05 at 11.44.50

Martina y Francisco son dos hermanos del barrio Lalahenes, al este de la ciudad de Alta Gracia. Son alumnos del Instituto Padre Domingo Viera, pero no tienen conexión en su hogar porque la fibra óptica no llegó hasta su zona. Para poder tener clases virtuales y entregar los trabajos de la escuela, tienen que recurrir a la conectividad callejera.

La discusión política por las clases virtuales o presenciales en medio de la pandemia provoca todo tipo de problemas en Córdoba y el país. Sin embargo, más allá de lo sanitario, económico y social, la realidad es que muchos niños, niñas y adolescentes quedan excluidos del sistema educativo al no tener acceso a la tecnología.

La familia tuvo que dar de baja internet durante el 2020 y los hermanos, de 15 y 13 años, se quedaron sin conectividad en su casa. Tamara y Ricardo, los papás de los chicos, se quedaron sin trabajo durante la pandemia y ahora realizan tareas de carpintería y restauraciones para salir adelante.

Sin embargo, las ganas de estudiar y continuar con el ciclo lectivo llevaron a los hermanos a conectarse a la red Wifi de un comercio para poder estar presente en las clases.

WhatsApp Image 2021-06-05 at 11.44.04

UNA RED ABIERTA
A pocas cuadras de la casa de Francisco y Martina está la plazoleta Reynaldo Luppi, sobre la Ruta 5. En frente, hay una parrilla conocida del sector. Como la red está abierta, los hermanos concurren casi a diario para tomar clases, descargar actividades y poder enviar sus tareas.

Francisco se levanta, desayuna, se abriga y sale para la plaza con su mamá. Ella le hace el aguante con mates y galletitas, y él “asiste” a clases.

“Vengo acá y hago las tareas, a veces solo vengo a entregarlas y otras veces me conecto para que corrijamos todo con los profes. Saben que tengo clases en la plaza y me ayudan mucho con los trabajos porque ven mi esfuerzo para poder cumplir”, contó Francisco, el menor de los dos hijos, a Radio Vibra.

En diálogo con El Doce, la mamá contó que “ahora que hay mañanas más frías vamos un poco más tarde. Una semana me toca con él y a la otra con Martina porque no coincidieron las burbujas”. Además, explicó que de los cuatro teléfonos que hay en la casa “tenemos uno solo con 2 gigasbytes de datos. Con un solo Zoom o incluso con un videíto de YouTube, el crédito se nos liquida”.

La mamá contó que el Municipio les permitió imprimir documentos y libros a través de un programa que tiene la Dirección de Educación. Sin embargo, Tamara pide que “puedan habilitar las cajas de internet que están a pocos metros de casa para poder contratar una empresa” o que el Estado les brinde una solución inmediata para que sus hijos puedan tener clases desde la casa.

“La posibilidad de estudiar no mucha gente la puede tener” explicó Francisco. Quiere que internet “sea libre” y “que puedan tener en todos los barrios internet”.

Pese al frío y la odisea, Fran dijo que va a seguir yendo a la plaza, pensando en su futuro: “Si sigo estudiando me va a llevar a un futuro mejor. Me encanta Historia, pero si no puedo estudiar esa carrera me gustaría ser militar”.

Fuente: La Voz, El Doce Tv, Radio Vibra

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias