Mi Valle Mi Valle

Últimas noticias

¿Llegó el fin de las especulaciones políticas?

A más de un año de que el Covid-19 atravesara la sociedad en todos sus ámbitos, la política parece haber llegado a un punto neurálgico que marca necesariamente un antes y un después de los dirigentes.

Editorial
WhatsApp Image 2021-05-30 at 10.33.06

Los cambios y consecuencias que conlleva convivir con la pandemia, sin dudas marca un antes y un después en muchos ámbitos de la vida diaria; entre ellos, de la política. Se sabe, que por una cuestión macro, la mayoría de los dirigentes se apegaron a las directivas emanadas por el Panal o el Gobierno Nacional, según el lineamiento político en el que estuvieran insertos pero, en muchos casos, en off  manifestaban sus inquietudes por no sentirse identificados con uno y otro, aunque en la práctica solo se limitaran a obedecer sin mayores observaciones. 

En Córdoba, y particularmente en Santa María, los ejemplos de esas situaciones, sobran. Al finalizar cada zoom con funcionarios provinciales, por ejemplo,  que se presentaba en sociedad como "la reunión de consenso para tomar decisiones en torno a la situación epidemiológica", muchos advertían: "no nos escuchan", "nos hacen firmar un acta en la que no estamos de acuerdo", y varias aseveraciones más. Pero a la hora de expresarlo, al menos, a su gente, la cosa quedaba en "adherimos a todas las medidas impartidas por el gobierno provincial y nacional".

A pesar de que la historia no está marcada por los tibios, sino por aquellos que se atrevieron a dar un paso adelante más allá de las consecuencias,  a muchos referentes se los ve como paralizados, sin capacidad para dar a conocer su propia realidad y la de los pueblos a los que representan. 

"Estamos atados de pies y manos, a pesar de que la gente se enoje con nosotros, no podemos salir a decir nada, porque tenemos consecuencias", dicen. ¿Vale a esta altura del 2021ampararse y soportar la supuesta coacción?. ¿No advierten aún que la sociedad está pidiendo algo diferente de la política? Hay hartazgo, por si nadie lo ha notado aún. 

Al parecer, esta pandemia, no solo ha marcado la vida de los ciudadanos, también de quienes deberían tener la responsabilidad de representar a su gente. Es hora de romper el molde, de bajar el nivel de especulación, de ponerse al frente de las necesidades y sobre todo, de expresarlo. ¿Miedo a hablar? ¿Qué pasa con nuestros dirigentes?

La política parece haber llegado a un punto neurálgico que marca necesariamente un antes y un después de quienes nos representan. Es hora, quizás, de que quienes tienen a cargo una comunidad entiendan que el todo está formado por pequeñas partes, y que sin ellas, este todo se vuelve abstracto. Seguramente es más cómodo recluirse y especular para las futuras elecciones porque quizás, si no se mueven mucho y no se muestran, zafen y hasta puedan volver a ser candidatos. 

¿Utopía? La historia marcará si se trata solo de utopía, es cuestión de ver quienes quedan de pie (honorablemente, digo, no de pie por alianzas y acuerdos) y quienes ni siquiera formen parte de la lista de nombres que intervinieron en este momento de la vida de los ciudadanos. Cada uno lo verá, solo es cuestión de tiempo. 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias