Mi Valle Mi Valle

Últimas noticias

WhatsApp Image 2021-01-22 at 14.56.22 (1)

Anisacate incorporó código QR a la cartelería turística

Actualidad 23 de enero de 2021

Se trata de una herramienta muy accesible que permite dar respuesta a la necesidad de información del viajero mediante una guía sencilla, práctica y de bajo costo donde se pueden consultar rutas, senderos, lugares de interés, el arte, la historia y el patrimonio de un lugar.

Miradas opuestas de "Carmel", la serie documental sobre el crimen de María Marta García Belsunce que es furor en Netflix

Dos opiniones encontradas sobre el reciente estreno de la plataforma que hace foco en uno de los asesinatos más trascendentes y misteriosos de la historia criminal argentina.

Actualidad 15 de noviembre de 2020
Carmel2_1605363644

El estreno del documental Carmel: ¿Quién mató a María Marta? generó un revuelo al menos similar al que en su momento provocó Nisman: El fiscal, la presidenta y el espía, miniserie del mismo formato que analizó en detalle lo sucedido en el caso que mantuvo en vilo a la opinión pública desde comienzos de 2015.

Y no es para menos. La reconstrucción de uno de los asesinatos más mediáticos y misteriosos de la historia criminal argentina era motivo suficiente para despertar pasiones (de todo tipo) y convertirse en tendencia. Sobre todo teniendo en cuenta que, pasados casi 18 años del hecho original, todavía no se sabe a ciencia cierta quién mató a María Marta García Belsunce.

En paralelo, las redes sociales impulsaron aún más el interés generado por el documental de cuatro partes estrenado en Netflix. Entre stickers e hilos de Twitter, los nombres de “Pichi” Taylor, los hermanos Hurtig y García Belsunce o el del propio Carlos Carrascosa (viudo y principal acusado del hecho durante años) volvieron a formar parte de la agenda pública.

Además, los medios tradicionales y su afán de primicia quedaron expuestos. Con toda una nueva generación de jóvenes que accedió al mítico caso a través de su consumo on demand, la historia de María Marta y las diatribas que todavía imposibilitan su esclarecimiento volvieron a ponerse en tela de discusión. Por supuesto, el aberrante tratamiento periodístico no pasó inadvertido.

A su vez, ese revival permitió, entre otras cosas, pensar el asesinato de García Belsunce con perspectiva de género y repasar las irregularidades de la investigación. También funcionó como una puerta abierta al tema para muchas personas que, por cuestiones etarias, no tenían recuerdos vívidos de lo sucedido en 2002.

Allí, quizás, el mayor acierto de Carmel. Y aunque probablemente puedan señalarse varias inconsistencias a la hora de repasar un caso tan complejo, el fervor puesto en la reconstrucción y el logro de contar con todos los testimonios posibles han vuelto a dar vida a un caso que permanecía dormido en la memoria social.

En contra: Reproducimos lo que condenamos

Carmel tiene infinitas virtudes. Además de presentar valiosas grabaciones del primer juicio por el caso del asesinato de María Marta García Belsunce (con un careo de dos de sus amigas imposible de superar en su crudeza), y de contar con testimonios de muchos de los involucrados, es inteligente en su manera de narrar la historia, de la mano del género del "true crime". Carmel está muy bien contada y es atrapante y misteriosa como un relato policial.

Pero hay varias observaciones posibles, que hablan tanto del documental como de nosotros.

La serie se pregunta quién mató a María Marta, pero poco indaga en el por qué. Intenta retratar a la mujer detrás de la foto, en un gesto necesario para darle entidad humana y evitar que sea apenas "una Laura Palmer" más de las historias de mujeres asesinadas. Pero la mayoría de quienes la describen están directamente vinculados con su crimen, lo cual le da un sesgo a ese retrato, que necesita más miradas externas al caso judicial, (como la de su amiga de Bariloche).

Mucho se ha hablado de cómo la serie desnuda (y condena) la novela mediática que los medios elaboraron del caso, convirtiendo al asesinato y al juicio en un show frívolo. Pero ¿no es acaso exactamente eso lo que replican las redes sociales hoy al hablar del tema? Miramos para atrás para condenar con perspectiva sensible la espectacularización pero la reproducimos (y amplificamos): se habla del crimen como si fuera un capítulo de Sherlock Holmes, se aventuran teorías livianas, se hacen stickers y memes de personas reales involucradas, se sacan a pasear prejuicios de clase. Carmel quizá fue pensado como un documental, pero hemos convertido el caso, otra vez, en una ficción para entretenernos.

Fuente: Vos

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias