Mi Valle Mi Valle

Últimas noticias

¿Reinicia la polémica? desde ahora será la gente quien decida si permanece donde está uno de los boliches de Alta Gracia

El Concejo Deliberante autorizó a Punto Límite para que funcione como bar mientras dure la pandemia, pero serán los vecinos los que permitan o no que se quede el emprendimiento cuanto retome como boliche. Por otra parte, autorizaron el cambio de titularidad en el uso del suelo a 8mm, lo que le daría vía libre a trabajar como boliche en ese lugar nuevamente cuando termine la crisis sanitaria.

Actualidad 15 de noviembre de 2020
WhatsApp Image 2020-11-15 at 23.18.56
¿Reinicia la polémica? desde ahora será la gente quien decida si permanece donde está uno de los boliches de Alta Gracia

Durante los últimos días, el Concejo Deliberante de Alta Gracia le dio la derecha a temas que vienen generando bastante debate de vecinos durante los últimos años. La permanencia de Punto Límite en la avenida del Libertador y de 8 mm en Av. Sarmiento. Si bien no fue esa precisamente la cuestión de discusión en el recinto, las decisiones tomadas habilitarían a, al menos uno de los boliches, a quedarse en el mismo lugar cuando pase la pandemia. El otro, en cambio, deberá esperar el aval de los vecinos si quiere retomar más adelante como boliche.

¿Porqué estos dos emprendimientos deben funcionar a través de una excepción? Porque el Pout (Programa de Ordenamiento Urbano Territorial) aclara que este tipo de emprendimientos deben salir de la zona urbana de Alta Gracia e instalarse en el sector del Camino a Los Lecheros, donde hoy por hoy funciona Güemes, momentáneamente como bar.  

Por el lado de Punto Límite, el emprendimiento que se encuentra en la Av. del Libertador al 800, y que ha sido foco de críticas y reclamos de vecinos debido a los constantes hechos de vandalismo que ocurren a la salida, los concejales determinaron que puede funcionar como bar mientras duren las restricciones y una vez que ya no estén, será la gente quien decida si se queda donde está. 

¿Cómo es esto? El concejal Duilio Silva explica de qué se trata esta medida: "Punto Límite, es el único caso de los boliches autorizados por vía de excepción en Alta Gracia que le incorporaron en la ordenanza un artículo que dice que ante cualquier queja de los vecinos, tiene que revisarse ese uso de suelo y hasta se lo podría anular".

Ambos se mantienen sin funcionar desde que comenzó la crisis sanitaria debido a las restricciones que se aplicaron sobre este tema, hecho que motivó a que el propietario de Punto Límite entregara una carta en el Concejo pidiendo que lo autoricen a funcionar como bar, pero sin perder el uso de suelo como boliche. 

"Se lo autoriza como bar, es una figura que en el sector está autorizada, no necesita excepción; pero se le incorporó que en el momento que él quiera funcionar como boliche, tiene que enviar una carta al Concejo y desde el Legislativo se pone en vigencia lo que se llama un Registro de Oposición; es decir, se va a notificar a todos los vecinos que el dueño quiere funcionar como boliche, para que se lleguen al Concejo a generar la oposición en caso de que no quieran que funcione allí el boliche", explicó Silva.

Esto quiere decir que si los vecinos no se acercan al Concejo Deliberante en ese momento con DNI y alguna constancia de que viven en la zona para oponerse, se va a habilitar el emprendimiento bailable nuevamente. "Si la mitad más uno de los vecinos va al Concejo y se opone, el uso de suelo queda denegado, sino no", agregó el concejal. 

Este es un punto cuando menos polémico ya que este Registro de Oposición nunca, hasta ahora, se usó como procedimiento para autorizar algo en el POUT. Sólo se estipula el estudio de Impacto Ambiental como proceso lógico para autorizar o no. ¿Se evitaría de esta manera ese estudio ambiental?. 

El propietario de este emprendimiento habría advertido que invirtió mucho en el boliche y le habría puesto todo lo necesario para evitar que el ruido moleste a la gente del sector, aunque la mayoría de las críticas no van por ese lado; sino por lo que genera en la zona; algo similar que pasa con 8mm.

En ambos casos, hubo reiteradas cartas de la gente, juntadas de firmas y hasta procesos judiciales para que se vayan de la zona, y se instalen donde dice la ordenanza deben estar. 

La pregunta es: ¿Será este el momento de determinar si existe la manera de "convivir" entre vecinos y emprendimientos bailables? O quizás llegó la hora de dejar de usar la figura de "excepción" en el Concejo para de una vez por todas comenzar a aplicar las normativas vigentes que, al menos por lo difundido, se habrían estudiado en profundidad. 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias