Caso Teo: la Justicia rechazó el pedido de la defensa de las imputadas, y ambas docentes van a juicio

Judiciales 27 de diciembre de 2019
La Cámara de Acusación le dijo "no" a la apelación del abogado Benjamín Zonzini Astudillo, quien manifestaba que tanto María Inés García Conde como María Elizabeth Sabich debían ser "sobreseídas".
WhatsApp Image 2019-12-27 at 09.34.30
Caso Teo: la Justicia rechazó el pedido de la defensa de las imputadas, y ambas docentes van a juicio

La Cámara de Acusación le dijo "no" a la apelación del abogado Benjamín Zonzini Astudillo, quien manifestaba que tanto María Inés García Conde (directora) como María Elizabeth Sabich (docente) debían ser "sobreseídas", y ratificó la elevación a juicio de la causa dándole la derecha tanto al pedido del fiscal Diego Fernández, como a la querella, llevada adelante por el Dr. Diego Agüero-. 

Debido a esta decisión judicial, tanto la directora como la maestra deberán responder ante el jurado como autoras del delito de "Homicidio culposo", en el fallecimiento del pequeño Teo Rodríguez  ocurrido el 9 de enero de 2018 en el Jardín Recrearte, ubicado en Anisacate. 

Argumentos de la Cámara

Entre otras cosas, los vocales de Cámara Patricia Farías; Maximiliano Davies y Carlos Salazar sostuvieron que ambas mujeres "tenían a su cargo especiales deberes de cuidado, atención y vigilancia respecto de los niños, y cuyo cumplimiento en debido tiempo y forma hubiera evitado el resultado finalmente acaecido". También hablaron de la responsabilidad de la directora, que más allá de que no estaba en el lugar ese día "colocó en el patio del establecimiento una pileta, lo que no solo creo una situación de peligro, sino que cumpliendo a la vez tareas de dirección/docencia debió disponer de los medios a su alcance y prestar la debida atención para impedir que un niño tan pequeño quedara solo allí".  Sobre este tema, sostienen que se cumplen los requisitos para que se consume un homicidio culposo; es decir, "una conducta imprudente, negligente, inexperta o por inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo. Sostuvo que la acción
típica consistía en violar el deber de cuidado —ya sea por acción u omisión— y como consecuencia de ello producir el resultado típico: causar la muerte a otro". 

Pedido de la defensa

Cabe destacar que Zonzini Astudillo sostuvo la necesidad de sobreseer a ambas por considerar que "constituye un error considerar incumplida la ordenanza municipal Nº 176/2017 destinada a regular la actividad de guardavidas en las zonas habilitadas como natatorios, piscinas, colonias de vacaciones y camping. Afirma que por las dimensiones que tenía la pileta instalada en el jardín maternal no era posible desarrollar las actividades propias de un natatorio, por lo cual, no puede sostenerse la responsabilidad de sus defendidas por  incumplimiento de dicha ordenanza. Agrega también que la presencia de personal adulto en las inmediaciones posibilitó la inmediata atención médica del niño. Además aduce que ha quedado acreditado que Garcìa Conde no se encontraba en el patio donde estaba la pileta. Con base en ello, se pregunta si por el solo hecho de que sea titular del establecimiento resulta suficiente para reprochársele responsabilidad en el hecho".

Sobre el funcionamiento del Jardín es importante aclarar que el lugar si estaba autorizado para funcionar desde el 15 de marzo de 2014, pero no así esta improvisada escuela en la que se había colocado una pileta de 2,60 x 1,56 (que tampoco estaba autorizada) y que se convirtió en el fatídico escenario donde se ahogó el niño frente a sus compañeritos. 

Ese día, según se desprende de la minuciosa investigación que consta de varios cuerpos, Teo llegó al jardín junto a su hermano de 4 años , de la mano de su padre cuando apenas pasaban las 9 de la mañana. En las mochilas había toallones, una bolsa para la ropa mojada y algunos artículos más, que habían sido solicitados por la directora mediante nota en el cuaderno de comunicaciones.

En un horario que no se pudo precisar con exactitud, pero que se estima fue antes de las 11, alguna de las dos personas a cargo de los niños ese día (María Inés García y Mariel Sabich) le sacó las sandalias que llevaba puestas Teo, y lo introdujo dentro de la pileta. 

Al cabo de unos minutos, su hermano, que estaba fuera (porque tenía frío, según dijo) notó que Teo se ahogaba por lo que junto a los demás niños llamó a las maestras varias veces.  En este punto hay un detalle fundamental, y tiene que ver con los datos obtenidos del niño mediante Cámara Gessell, quien advierte: "Corrí, me lavé los pies porque no se puede entrar con los pies sucios y lo agarré de la cabeza". Los pequeños no lograron inmediatamente la atención de las docentes porque una de ellas, según expresaron, estaba retirada del lugar, distraída "mirando algo" y la otra (la directora) cerca del portón "más lejos".

Luego de un tiempo que no se pudo precisar tampoco, García advierte que el pequeño se ahogaba por lo que lo saca de la pileta y lo lleva en su auto hasta el dispensario. Al centro de salud llegó sin pulsaciones y morado. Los médicos intentaron reanimarlo y luego lo trasladaron en ambulancia al Hospital Illia donde el pequeño sufrió un ataque cardíaco. Más de 50 minutos duraron las maniobras que lograron volverlo en si, para posteriormente trasladarlo hasta el Hospital de Niños donde sufrió la segunda crisis cardíaca e ingresó inconsciente a terapia con el diagnóstico de "Asfixia por inmersión, en estado grave".

El pequeño Teo luchó por su vida hasta las pasadas las 3 de la mañana donde dejó de existir en el nosocomio de la capital cordobesa por un shock cardio génico secundario por ahogamiento. 

El 9 de enero se cumplen dos años del terrible hecho que puso de luto a toda la comunidad de Aniacate. La familia pide que se haga justicia desde el mismo momento de lo ocurrido.


 
 
 
 

Boletín de noticias