Vendió su cabello y el de su pequeña hija para pagar la factura de EPEC

Sociedad 30 de noviembre de 2019
María José vive en Alta Gracia, y es una de las tantas personas que reclaman "que tengan más consideración" a la hora de cobrar "facturas altísimas". Debió cerrar su comercio de Potrero de Garay y además, tiene una grave patología.
Vendió su cabello y el de su pequeña hija para pagar la factura de EPEC María José vive en Alta Gracia, y es una de las tantas personas que reclaman "que tengan más consideración" a la hora de cobrar "facturas altísimas". Debió cerrar su comercio de Potrero de Garay y además, tiene una grave patología.

María José es otro de los muchos casos que se cuentan por estas horas en relación a los reclamos a EPEC. Su desesperación la llevó a vender su cabello y el de su pequeña hija de 7 años para salvar una "partecita" de la abultada deuda que hoy tiene con la empresa. "Son más de 150 mil pesos, la verdad...estoy desesperada, ya no se qué más vamos a hacer", le contó a Mi Valle la altagraciense que vive en barrio Liniers. 

Al reatar su caso, cuenta que tenía un autoservicio en la localidad de Potrero de Garay pero debió cerrar porque la facturación de luz era mucho más elevada que el mismo alquiler, y las ventas no daban para tanto. 

"Mi casa de Alta Gracia donde vive mi hija con su familia es la garantía. Si  no pago 30 mil pesos le cortan la luz, pero no tengo trabajo para poder pagarlo. Les pedí que me hicieran cuotas más chicas y me dijeron que no, que se cobraba el 30 % de la deuda para recién hacerme un plan por los 68 mil pesos últimos que llegaron de consumo cuando el local ya estaba cerrado, que sumado a lo anterior que tengo hace un total de 150 mil pesos. ¿De done voy a sacar ese dinero?", relata la mujer a Mi Valle, que además tiene que lidiar con una grave patología. 

"La casa está al día pero era la garantía del local. Al local ya le cortaron la luz y en unos días le sacaran el medidor", agrega, y explica: "hace poco tiempo fui con 5 mil pesos porque no tenía más y les pedí que me fueran aceptando de a poco porque no llegaba a la cuota del plan de pagos que es de 10 mil, pero se negaron, así que usé ese dinero para mi medicación. Estoy desesperada pero no te tienen consideración, no les importa si tenés o no trabajo".

María José
La mujer sufre de células metaplasicas, término utilizado para describir un cáncer que empieza en células que se han transformado en otro tipo de célula, "que son mutantes", explica, y agrega: "si yo no lo cuido, proliferan  y se transforma en una neoplasia. Es de lo mismo que falleció mi padre", relata.

Justamente al mencionar a su padre, contó que cuando estaba más grave decidió pelarse, cortar todo su cabello y guardalo. Las mechas tenían una extensión de 85 cm aproximadamente, y las conservó hasta que la urgencia la obligó a tomar una drástica determinación. 

"Un día ví en facebook un señor que venía de Misiones y compraba cabello, me daban por el mío unos 3 mil pesos, y como había visto en fotos que yo tenía una hija rubia, me ofreció más por su pelo, así que lo vendimos y sacamos 10 mil pesos para poder pagar una de las cuotas", manifestó aún conmovida. 

Lo cierto es que sus esfuerzos solo sirvieron para una pequeña porción de la deuda que hoy por hoy le cobran, y que "sinceramente no se cómo voy a afrontar", finalizó. 

WhatsApp Image 2019-11-30 at 00.09.26

Boletín de noticias