"La mayoría de las reclusas de Bouwer se autolesionan, no son agredidas por el personal de Seguridad"

Actualidad 30 de octubre de 2019
Así lo asegura una de las detenidas, quien sostiene que el personal del Servicio Penitenciario debe soportar agresiones constantes de parte de las reclusas, "pero de eso nadie dice nada", cuenta.
WhatsApp Image 2019-10-30 at 20.12.04
"La mayoría de las reclusas de Bouwer se autolesionan, no son agredidas por el personal de Seguridad"

Según estadísticas oficiales, son cinco las reclusas muertas dentro del penal de mujeres de Bouwer en lo que va del año. El último caso ocurrió este lunes 28. Se trata de Janet del Carmen Roldán, quien fue hallada ahorcada en el dormitorio 18 del Núcleo B.

La mujer de 30 años, fue encontraba por guardias “suspendida del cuello con una remera que estaba, a su vez, atada a un barrote de la ventana”.

Lo que sucedió despertó aún más la preocupación de las autoridades, y también de familiares de las reclusas, quienes se expresaron de distintas maneras; algunos a favor del trato que reciben en el penal, pero su gran mayoría, en contra. 

Debido a ésto, Candela, una altagraciense que tiene a su abuela de 60 años detenida en el lugar, manifestó: "necesito que se diga la verdad".

"La mayoría de las reclusas de Bouwer se autolesionan, no son agredidas por el personal de Seguridad. El personal de seguridad de la cárcel trata muy bien a las mujeres detenidas, es más, intentan siempre de que no se autoagredan, pero muchas veces es inevitable. Es más, hoy se comunicó nuestra abuela para contarnos que hay dos guardiacárcel internadas  porque las quemaron las reclusas con agua caliente. Eso es solo un ejemplo, porque deben soportar muchas cosas más. Otro ejemplo es que una de ellas que está embarazada la hicieron correr por todo el patio...hay decenas de ejemplos", relató. 

"Cada vez que mi abuela se comunica, nos cuenta estas cosas. Me dijo: "necesito que se digan las cosas como son, porque ni se acerca a lo que normalmente se dice en los medios. Yo me enfermé, me llevaron al hospital hasta que me recuperé, y así se comportan, intentan cuidarte. Lo que pasa es que es más fácil decir que son maltratadas y que la culpa la tienen las personas encargadas de la Seguridad, pero esa no es la verdad. De las agresiones que ellas reciben nadie dice nada", agregó. 

La mujer, que ya cumplió cinco años en el penal y que le aguarda un tiempo más antes de recuperar su libertad, prefiere ocultar su identidad por miedo a represalias. 

Boletín de noticias